El FC Barcelona se terminó imponiendo sobre el final 2-0 sobre el Atlético de Madrid por la jornada 31 de LaLiga. Con goles de Luis Suárez y Lionel Messi, los de Valverde practicamente dejaron sentenciada la Liga con estos nuevos tres puntos en el Camp Nou. Ahora la diferencia entre ambos es de 11 puntos. Los colchoneros jugaron con diez desde el minuto 30 por expulsión de Diego Costa, y tuvieron al meta esloveno Jan Oblak como figura excluyente.

Los de Simeone arrancaron valientes en un CampNou repleto, rotando la pelota y atacando a un Barcelona que no podía hacerse del esférico. Sin embargo, la primera de peligro fue con el clásico pase de Messi a Jordi Alba que remató al palo ante la salida de Oblak.

Sobre la media hora de juego y cuando el equipo madrileño imponía su presión alta, Diego Costa fue expulsado tras un choque con Arthur en el que al parecer insultó al colegiado, y terminó viendo la roja. No obstante el Atlético no se derrumbó y siguió con intensidad pese a ya jugar con diez. Griezmann se encontró con TerStegen antes del entretiempo y el portero germanó desactivó el peligro.

El Barça no había tenido su clásica movilidad porque los visitantes cortaron el juego culé en el centro del campo y por momentos le quitaron el dominio del balón.

En la segunda parte, y sabiendo los de Simeone que solo les valía el triunfo, el libreto permanecía pese a estar en inferioridad numérica. Con Koke y Thomas como estandartes en el medio y la zaga uruguaya Godín-Jiménez rechazando todo acercamiento local.

Coutinho y Jordi Alba participaban mucho del juego en el Barça, que a partir de la hora de juego iba a empezar a convertir a Oblak en figura. El arquero esloveno tapaba todos los remates culés y ahogaba el grito de gol en el CampNou. Hasta que a diez minutos del final, un remate desde la frontal del área del uruguayo Luis Suárez dinamitaría el fortín rojiblanco.

Lee también   Barcelona le dio un paseo al León en el Camp Nou

Suárez recibió del recien ingresado Aleñá y sacó un latigazo de derecha fuerte y colocado al palo izquierdo rival. Oblak se estiró al máximo pero el tiro se ajustó, dio en el poste tras un pique letal y se metió. 1-0 para los blaugranas que ya se sentían campeones. Un par de minutos después, el Capitán Messi hacía el 2-0 con una escapada que agarró desconcentrada a la defensa rojiblanca, y tras varios amagues en el área, remató tranquilamente a la red para decretar el triunfo.

Con estos nuevos tres puntos, Barcelona se aleja cada vez más en la cima de LaLiga. Con 11 puntos de ventaja sobre el Atlético de Madrid, y 13 sobre el Real Madrid, más los duelos directos ante estos equipos madrileños, ambos ganados por los catalanes. Restan siete jornadas, por lo que ya en el CampNou se escuchaban gritos de campeonato.
La que sería su segundo título liguero consecutivo con Ernesto Valverde, y el séptimo en las últimas diez campañas, decretando su dominio en el balompié español.

El próximo compromiso del Barça por Liga será visitando al Huesca, último clsificado. Antes también visitará OldTrafford en Inglaterra, para jugar ante Manchester United la ida de 4tos en la UEFA Champions League.
El Atlético volverá a jugar por Liga recibiendo al Celta de Nestor Araujo.