Athletic de Bilbao derrotó 1-0 a Lokomotiv en San Mamés y avanzó gracias al criterio de gol de visitante.

Fue un partido durísimo. Los rusos estudiaron muy bien al equipo de Bielsa y provocaron la versión menos llamativa de los Leones.

Además, los locales tuvieron que soportar una presión extrema, sobre todo en el primer tiempo, donde los rivales los neutralizaron. No pudieron realizar su juego de toque y, ante la asfixia, prefirieron el balonazo largo.

A Llorente lo marcaban de a dos. A Muniain lo detuvieron con faltas y golpes. Sin embargo, ambos mantuvieron la calma.

Con los cambios de Bielsa en el segundo tiempo el equipo agarró impulso. Adelantó a Javi Martínez y el equipo fue otro. Instauró su juego y creó llegadas, pero siempre se estrellaron en Guilherme. La expulsión de Amorebieta por doble amarilla fue un revés importante, pero entonces aparecieron Llorente y Muniain.

Un tiro de esquina peinado en el primer palo por Llorente terminó en el segundo, donde apareció Muniain para rematar al fondo de la portería del Lokomotiv. Era el gol que necesitaban y lo lograron al 62′.

Con media hora por delante y con un rival insistente, todo fue esfuerzo. Correr, marcar, entregarse. Ahí aparecieron los Leones, que con un hombre menos aguantaron el marcador hasta el final.

Athletic va a octavos y espera nada más y nada menos que al ganador de Manchester United y Ajax.

Lee también   Así le fue a 'Tecatito' Corona en su regreso a las canchas