El Manchester United avanzó en la FA Cup tras vencer en un partido polémico al Manchester City que jugó con uno menos durante 78 minutos. Regresó Scholes a las canchas. Chicharito se quedó en la banca.

Al final consiguió el objetivo y de paso cobró revancha de la derrota en liga ante el rival de la ciudad, sin embargo, las sensaciones finales no fueron las mejores para el equipo de Ferguson que terminó pidiendo el tiempo, ante un Manchester City que jugó en inferioridad numérica desde el minuto 12 de la primera mitad debido a la expulsión rigorista de Vincent Kompany.

Los de Ferguson lo pasaron mal en el inicio, pues padecían el dinámico arranque del City que buscó el arco desde el primer minuto, pero en la primera jugada ofensiva roja, Rooney hizo un golazo sensacional con la cabeza cuando el reloj marcaba los diez minutos, y dos después, llegó la roja para Kompany, ahí lo ganó el United que fue un torbellino de ese momento hasta el final de la primera mitad. Tuvo el balón, llegó con peligro y metió dos goles más que al final sentenciaron el juego. Welbeck, y otra vez Rooney, escribieron esa historia.

Sin embargo, cuando se pensaba que podrían regresar la goliza sufrida en liga ante su rival de ciudad, Ferguson decidió otra cosa, y es que los Citizens acortaron de tiro libre a los pocos minutos de iniciada la segunda parte, y Sir. Alex decidió que era momento de manejar la pelota y no hacer un juego de ida y vuelta.

Sacó a Nani y dio paso para el regreso a las canchas de un histórico del United, Paul Scholes con 30 minutos por delante. El United quiso matar el juego, pero el espíritu del City permitió ver un final dramático, lleno de nerviosismo y por demás innecesario para el United, que dejó de llegar claro, y para colmo, recibió el segundo a los 64′ obra de Agüero quien aprovechó un rechace dentro del área y puso color de hormiga la eliminatoria.

Lee también   Polémica en el triunfo de la Juve

La superioridad numérica a final de cuentas determinó las acciones del juego, pues el City tuvo que multiplicarse en la cancha y dejar muchos espacios. El peligro rojo estaba ahí, aunque la claridad se había perdido. La salida de Nani bajó las revoluciones del United, y esa relajación Devil fue suficiente para ver un final de alarido, con polémica total ya cuando se jugaban los últimos segundos después de que el City reclamara un penal por mano de Jones dentro del área.

Al final 2-3 para el United que avanza a la siguiente ronda de la FA Cup, con un triunfo que le permite recuperar el orgullo ante el City y que le deja mucho más en lo anímico que en lo futbolístico quizás.