AFP | Van por la 15ta y la máxima gloria
AFP | Van por la 15ta y la máxima gloria

Reza el mito en Argentina que Uruguay fue un pedacito desprendido hecho país con el fin de que la Albiceleste tuviera rival para jugar al futbol. La historia no sólo ha contado lo contrario -Uruguay es un país futbolero ganador por naturaleza-, sino que se esmera en rectificar la gloria charrúa en tierra enemiga.

Parte de lo que faltaba: además de ridiculizar al anfitrión eliminándolo en cuartos, la Celeste debía, primero, llegar a la final y, segundo, ganarla. El forzudo cuadro de Tabárez hizo suya la noche fría en La Plata y conquistó la semifinal derrotando al impasable Perú; lo hizo con inteligencia, demasiado orden, hermetismo al cien en todas las líneas y con un implacable Suárez. Ahora, la agenda se reduce a cumplir con el punto pendiente de volver a tocar la gloria en el Monumental de Núñez, tal como sucedió en 1987.

Se jugó con garra y en ese renglón manda Uruguay. Sergio Markarián no dudó en mantener el esquema defensivo y apostó por el error de Lugano, porque la defensa es Lugano. Y hoy, el capitán charrúa, fue más grande, más fuerte y más colmilludo que de costumbre. Para crear futbol, dentro de lo cerrado del dibujo, Perú volvió a depender brutalmente en la increíble capacidad de Juan Vargas y Vargas es demasiado para Perú. Mientras mantuvo fría la cabeza, fue el titiritero de su equipo, lo movió a su antojo y procuró un nivel que mantuvo igualado todo. Hasta que se volvió y se volvieron locos: todo Perú cambió en la segunda parte con la desconcentración y con el mayor empuje uruguayo, ya con la desventaja en la pizarra, Vargas, el motor, perdió la cabeza en las narices del árbitro.

Entonces no hubo más. Hombre increíble Suárez, de temple de acero, de perspicacia genuina. Primero acomodó exacto en la red un error del portero Fernández y luego, asistido perfecto por Álvaro Pereira, se volvió a comer al meta inca y la dejó suave en el fondo. Y todo el staff ayudó. Uruguay mantuvo la línea y el carácter porque nadie desentonó; Lugano fue un león, Maxi empujó la defensa al ataque, Arévalo y González fueron muros en la media, Pereira creó, Forlán enlazó y Suárez definió.

Lee también   Atlas duerme como superlíder

Al parecer, Tabárez tiene la fórmula y el tacto. Continúa dejando en claro que su Celeste es la más grande -por el momento- en el continente americano. Y va que vuela para campeón. Como en el ’99, esta en la antesala de la copa; como en el 95′, su estructura luce sólida e imposible; como en el ’87, va a triunfar en Argentina y distinguirse como el máximo ganador de la justa, con 15 copas. Será cuestión de que el balón le respete el deseo y que ellos respeten la esencia del futbol.

Alineaciones

0-2

Arbitro: Raúl Orozco Delgdillo (BOL)

Estadio Ciudad de La Plata, La Plata

Perú
1 Raúl FERNÁNDEZ
3 Santiago ACASIETE
2 Alberto RODRÍGUEZ
4 Walter VÍLCHEZ
5 Adán BALBÍN 60′
10 Rinaldo CRUZADO
6 Juan VARGAS 68′
17 Giancarlo CARMONA
19 Yoshimar YOTÚN 1′
16 Luis ADVÍNCULA 60’
9 Paolo GUERRERO
18 William CHIROQUE 54’
11 Carlos LOBATÓN 60’ 75′
7 Josepmir BALLÓN 90’
DT Sergio MARKARIÁN
Uruguay
1 Fernando MUSLERA
2 Diego LUGANO 66′
16 Maximiliano PEREIRA
22 Martín CÁCERES
4 Sebastián COATES
20 Álvaro GONZÁLEZ
17 Egidio ARÉVALO
5 Walter Gargano 70’ 27′
11 Álvaro PEREIRA
10 Diego FORLÁN
9 Luis SUÁREZ 53’, 58’ 70’ 13′
18 Abel HERNÁNDEZ 70’
8 Sebastián EGUREN 70’
DT Washington TABÁREZ