En partido correspondiente al Grupo D de las eliminatorias europeas, Turquía 0-2 Holanda.

Por andar nerviosos. Lo que parecía un cobro de falta sin peligro, terminó en gol. Arjen Robben mandó el balón al área y se incrustó en las redes sin que nadie lo tocara. La defensa turca andaba despistada, al igual que el arquero Demirel, quien poco o nada pudo hacer para tocar el esférico.

Los enemigos en casa. La segunda anotación holandesa cayó gracias a la dupla Sneijder-Kuyt, quienes juegan en el futbol turco con Galatasaray y Fenerbahce respectivamente. Apenas arrancaba el segundo tiempo cuando Kuyt asistió a Sneijder, derrumbando así a los otomanos por completo.

Será para la otra. Turquía llegó al encuentro como segundo de grupo y requería de un triunfo para amarrar repesca; Rumania ganó su duelo y eso condenó a los turcos. La suerte no estuvo de su lado y tendrán que esperar cuatro años para volverlo a intentar.

Invictos a Brasil. La Naranja Mecánica culminó las eliminatorias como líder absoluto de su grupo con 28 puntos y sin conocer la derrota. Nueve triunfos y un empate lo encaminan a la justa mundialista.

ASÍ JUGARON:

TURQUÍA: Demirel; Gönül, Kaldirim, Toprak, Kaya; Adin (Töre 56′), Turan, Topal, Inan (Tosun 74′); Yilmaz (Sahan 56′), Bulut.

HOLANDA: Cilleseen; Vlaar, Janmaat, Blind, Martins (Bruma 46′); Fer, Clasie, Robben, Sneijder; Van Persie (Kuyt 46′), Lens (Depay 89′).

Lee también   Hundieron al submarino