Un campeón de lujo. La U de Chile se llevó la Copa Sudamericana de principio a fin. Esta noche venció 3-0 a la Liga de Quito, completó un 4-0 global, y levantó el trofeo tras mostrar un futbol espectacular.

Los ecuatorianos, un equipazo ya acostumbrado a pelear siempre por los títulos continentales, fueron borrado por un futbol tan bello como arrollador.

Es el primer título internacional para la Universidad de Chile, y se lo mereció como pocos. El estadio Nacional se atiborró para volcarse hacia un campeón que en Chile se va a recordar toda la vida no sólo por lo conseguido, sino por cómo lo consiguieron.

Apenas al minuto 3, cuando los papelitos del recibimiento seguían volando, Vargas, el mejor jugador de la Copa, adelantó a los Leones tras golpear de zurda un balón que le había quedado a modo tras un rebote. Y ahí se definió la final.

El resto del tiempo, para gusto de todos los espectadores, fue una clase de futbol bien jugado. Pases correctos y precisos, movimientos constantes e inteligentes, intención de ataque total y defensa sólida como una pared. Desde ahí se construyó el show futbolero de esta final, que quedará como una gran historia qué contar a quienes no hayan tenido la fortuna de ver a esta U, campeona total.

Ya con el trámite sentenciado, a pesar del 2-0 global, Lorenzetti, y Vargas otra vez, al 80′ y 87′, le pusieron los últimos toques a un título merecidísimo. El último de ellos, por si fuera poco, fue un jugadón con una carrera que arrancó a 40 metros del arco y se definió a unos centímetros del arquero Domínguez.

Lee también   ¿Se acuerdan de Guillermo Marino?

Silbatazo final y locura. Jorge Luis Sampaoli, técnico de la U, se llevó aplausos generosos, pues levantó un equipo que hace meses no daba muestras de casi nada, y lo transformó en el cuadro seguro y potente que existe hoy. La personalidad de sus jugadores, que se plantaron a jugar su futbol en todas las canchas que les tocó, fue un distintivo único de este campeón.

Tremendo campeón. La U de Chile se llevó la Copa Sudamericana.