Borussia Dortmund y Stuttgart no se guardaron nada esta noche en el Signal-Iduna-Park e igualaron 4-4 en un partido espectacular, vibrante y jugado a toda pasión…

¡Ufff, vaya partido de futbol, una verdadera feria de juego ofensivo, sin nada qué temer y entregados a una sola causa, el espectáculo!

Cuando uno tiene la oportunidad de seguir este tipo de partidos no le queda de otra que darle gracias al futbol por llenarnos de ilusiones y que en ocasiones como la de hoy, nos deja tan satisfechos que uno termina asegurando que ya vio su cuota futbolística del fin de semana, o vamos más allá y creemos que nunca volveremos a ver un partido así, pero si en la cancha hay dos equipos con las intenciones al menos, que esta noche tuvieron Borussia y Stuttgart, podemos seguir creyendo en este deporte.

Esta noche quizás muy pocos se esperaban la feria de goles, sin embargo, sí había promesas de buen espectáculo, y es que ver al Borussia es todo un show y si el rival es respondón por historia, pues mejor aún.

Borussia lo llevaba fácil 2-0, primero Kagawa a los 33 y empezando la segunda parte Błaszczykowski puso el segundo. Parecía todo liquidado pero nadie contaba con la astucia del visitante, que en una reacción épica, logró darle la vuelta al marcador en cuestión de ocho minutos. Sí, Ibišević a los 71 recortó la distancia y después Schieber en dos ocasiones, al 77 y 79, le dio la vuelta al asunto.

Ya para entonces el juego era un ir y venir constante. El Stuttgart le puso corazón, orgullo y dignidad, y al Dortmund no le quedó de otra que recordarnos por qué es el actual campeón de la Bundesliga.

Lee también   El 'adiós' definitivo de Jupp Heynckes en una gran entrevista

Fue entonces que con total descaro se lanzaron por todo, y dos minutos después, Hummels igualó las acciones, y al 87 en una definición exquisita dentro del área Perišić puso el cuarto gol, el de la voltereta que ponía de cabeza a todos en el Signal-Iduna-Park, y al borde del infarto a Jürgen Klopp, estratega del Borussia que parecía un hincha más festejando cada gol de su equipo pero a nivel cancha.

Se agregaron tres minutos, ¡ya estaba ganado! y cuando el árbitro se estaba llevando el silbato a la boca, Gentner que tenía 15 minutos en la cancha, sorprendió al Borussia con el cuarto gol de la visita, el del empate, el que cerró una batalla inolvidable y que será recordada por muchos tiempo por todos los que pudimos ser testigos de tan maravilloso espectáculo.

Al final, el empate deja al Borussia aún líder en Alemania con 63 unidades, seis más que el Bayern München que deberá jugar su partido de esta jornada y podría recortar a tres, mientras que el Stuttgart llegó a 40 puntos y se quedó en el puesto número cinco aunque podría caer hasta el séptimo si ganan sus perseguidores inmediatos.

*Maza Rodríguez jugó los 90′ con el Stuttgart y se fue limpio en el renglón de tarjetas.