Monarcas superó al Atlas en tanda de penales y conquistó de ese modo su primer título de Copa. Federico Vilar emuló a David Comizzo, al atajar tres penales, tal como en el Invierno del 2000, cuando los rojiamarillos ganaron su único título de liga y último antes del de hoy.

La previa. Monarcas llegó a la final de la Copa MX, tras dejar en el camino a Monterrey en las semifinales. Atlas obtuvo su boleto al derrotar a los Alebrijes en tanda de penales.

El dato. Morelia solo había disputado una final de Copa en su historia. Fue en la temporada 1964 – 1965, ante América en Ciudad Universitaria y perdieron 0 – 4.

Planteamientos ofensivos. Tanto Bustos, como Mata, anunciaron en sus alineaciones titulares, sus intenciones de no especular. El argentino prescindió del único stopper que había participado en los tres últimos partidos, Hibert Ruiz y juntó a Ramírez, Cárdenas, Andrade, Montero y Mancilla en el ataque rojiamarillo.

Primer intento. No fue a puerta, sino desviado el intento de Flavio Santos, quien llegó por el sector derecho del área de Vilar.

Bravo por el intento. Uno de los más enchufados de arranque fue Omar Bravo, quien le pegó de atrás de medio campo, a las manos de Vilar, al minuto 6. Era complicado, pero se aplaude la osadía de intentarlo.

El verdadero Jeff. Montero demostró cuanto quería la Copa. Anotó el gol inicial al minuto 7 con una jugada que premió su actitud. Nunca renunció a la pelota, fue a buscarla y aprovechó la confusión de Francisco León, quien se hizo un nudo con Sergio Ponce. Cuando el zaguero quiso reventar, ya tenía a Montero encima para robarle el esférico, eludir a Pinto con una gambeta y definir de zurda ante el marco abierto.

Inspirado. El ecuatoriano estaba en deuda desde la jornada 3 con el equipo y compensó en el arranque del encuentro. Tras haber hecho el gol, intentó sorprender a Pinto desde 35 metros, la pelota reventó el larguero.

Señor Trallazo. Morelia robaba en el campo. Jugó por nota los primeros 10 minutos y sus jugadores, con la confianza por todo lo alto, se animaban al desparpajo. Así llegó la segunda anotación. La pelota le llegó a Edgar Andrade, quien desde unos 30 metros, conectó un zapatazo con la parábola exacta para vencer al chileno Pinto al minuto 12.

Distraído. El Chema Cárdenas tuvo en sus botines el tercero. Se plantó mano a mano ante Pinto, pero no creyó la posición, pensó que estaba en fuera de lugar, disparó chorreado y se perdió la posibilidad.

Cañón amenazante. Edgar Andrade le pegó de tiro libre y aunque Pinto tembló antes del contacto, se lanzó muy bien al ángulo superior derecho para evitar la tercera caída de su marco al 29’.

Lee también   Ray Sandoval podría ser baja para Monarcas por seis meses

Reviven los Zorros. Monarcas le pasó por encima al Atlas durante 38 minutos, pero de golpe, los rojinegros se metieron al partido en un abrir y cerrar de ojos al 39′. Vuoso disparó, Carlos Morales la tapó con la mano, el árbitro lo echó, cobró penal y Omar Bravo canjeó por el 1 – 2, en un duelo que bien podría haber estado 0 – 4 en ese momento.

Otra roja. Atlas es el equipo del sufrimiento eterno. Se terminaba el primer tiempo y Omar Bravo metió una barrida por detrás a Enrique Pérez. El árbitro Fernando Guerrero castigó con la segunda amarilla y la expulsión para irse cada equipo con diez hombres al descanso.

Furia rojinegra. El partido fue otro en el segundo tiempo. Atlas sabía que Monarcas le había permitido vivir tras el dominio de la primera mitad y logró el empate al 50′ con una definición de Matías Vuoso, a gran pase de Edson Rivera.

Goleador chileno. El momento anímico era de Atlas, que había logrado emparejar el marcador, sin embargo, poco les duró el gusto. Al 54′, Montero superó a Cisneros por corredor derecho y sacó un tremendo centro al área chica que techó a Pinto. Ahí apareció Mancilla para mandarla a guardar de cabeza y devolverle la ventaja a los de casa.

Golazo y locura. El partido ya era demasiado bueno cuando a Lucas Ayala se le ocurrió convertir un golazo para empatar a tres. El argentino la prendió sin pensarla y la clavó en el ángulo desde las afueras del área para volver a darle vida al Atlas al 67′.

Federico Volar. Dos lances tremendos de Vilar evitaron el cuarto gol de Atlas, tras disparos casi consecutivos de Santos y Vigón al 68′ y 69.

Cerca Ruiz. El lapso final del partido fue cerrado. Los equipos se armaron atrás y dejaron pocos espacios. La última opción fue de Hibert Ruiz, quien con un disparo lejano buscó batir a Pinto, que rechazó aún con la complicación del césped mojado.

PENALES:

A los atlistas no les salió nada. Vuoso inició la tanda fallando; Mancilla anotó para los locales. Flavio Santos acertó, al igual que Vilar para Morelia. Cufré fallaría nuevamente para Atlas, no así Zamorano para los michoacanos. Finalmente, como lápida, Ayala pasó de héroe a villano fallando el cuarto penal y dándole el título al equipo de Bustos.

ASÍ JUGARON:

MONARCAS: Vilar; Pérez, Huiqui, Godínez (Zamorano 84′), Morales; Valdez, Ramírez, Cárdenas (Ruiz 60′), Andrade (Olvera 42′); Montero, Mancilla

ATLAS: Pinto; León, Erpen, Ponce, Cisneros; Ayala, Santos, Chávez (Vigón 68′) Rivera; Vuoso, Bravo