La selección uruguaya vino de atrás para vencer a los Emiratos Árabes en Old Trafford. Los charrúas mantienen el invicto en olímpicos…

Sí, después de 84 años de ausencia en justas olímpicas Uruguay se presentó en Manchester para enfrentar a los Emiratos Árabes Unidos.

París 1924 y Ámsterdam 1928, eran los únicos testimonios uruguayos en justas olímpicas y hoy, sin duda, era un día especial para todos los hinchas de la Celeste que hicieron buena entrada en Old Trafford y que vivieron al máximo la remontada ante un rival que se complicó más de la cuenta.

Uruguay no funcionaba y mientras Cavani y Luis Suárez intentaban hacer valer su peso específico de figuras mundiales, el equipo árabe se plantó bien en la cancha y en un contragolpe marcaron el sorpresivo primer gol del juego ante el asombro de propios y extraños.

Ese gol puso la sorpresa en el Teatro de los Sueños, pero con calma y empuje, sabiendo que la historia y la diferencia técnica iban a llevar a Uruguay por el buen camino, los dirigidos por Óscar Tabárez usaron más las bandas y terminaron hundiendo el sueño del debutante absoluto Emiratos.

La igualdad llegó con un hermoso tiro libre de zurda que clavó Gastón Ramírez, una comba perfecta que dejó sin chances al portero Ali Jaseif.

Uruguay, que tenía en cancha a su dupla temible Luis Suárez-Edinson Cavani, que finalmente no rindió del todo bien, se fue al vestuario tranquilo y al regreso siguió con la fórmula de hacer daño por las bandas.

En una incursión de los zurditos uruguayos, Nico Lodeiro cruzó un bombazo desde dentro del área que puso justicia al marcador y devolvió a Uruguay a su nivel olímpico.

Lee también   Triunfo con orgullo Samurái

El grupo completa la primera jornada con el choque que disputarán a continuación Senegal y Gran Bretaña, rivales en ese órden de los charrúas hasta el cierre de la primera fase.

De todos modos, los uruguayos, candidatos al título junto con España, que perdió 1-0 ante Japón, Brasil y los británicos, deberá mejorar para llegar con ilusión de ganar su tercer oro, tras aquellos de París y Ámsterdam.

El fútbol es la máxima esperanza de Uruguay para conseguir una presea en Londres-2012, apoyado en su envión de buenos resultados internacionales en los últimos años: semifinales en Sudáfrica-2010 y el título de la Copa América de Argentina-2011.