PSG consiguió triunfo merecido 1-2 ante Valencia, pero sufrió en los últimos minutos el recorte de la ventaja y la expulsión de Ibrahimovic.

Lavezzi rápido adelantó a la visita con un golazo. A los 10′ hizo pared con Pastore, el Pocho entró al área y mandó un balazo que Guaita apenas vio.

Al 22′ Guardado levantó al público. Banega llegó al fondo del área por la izquierda, tocó por abajo hacia Soldado pero el balón fue rechazado y quedó rodando hacia donde apareció el mexicano, que pateó de zurda apenas arriba del travesaño.

En esa primera parte del partido el balón fue siempre de Valencia, que tocaba y tocaba y que acumuló casi 65% del tiempo de posesión. Sin embargo, no le salían las jugadas de peligro. Los parisinos, en cambio, necesitaban par de toques para ponerse en posición de ataque.

Al 35′ Tino Costa cobró tiro libre desde la derecha que Jonas cabeceó desviado hacia arriba. Seguía la tarde tranquila para Sirigu.

Lavezzi volvió a ser peligroso al 38′. Filtró a Pastore que recibió en el área, recortó, aguantó el balón y la dejó atrás otra vez al Pocho, que pateó no tan fuerte y Guaita se quedó con el disparo.

Así se fue la primera mitad. Con los valencianos exagerando con el manejo por el centro, donde Banega, Costa y Parejo siempre chocaron con sus rivales, y un PSG amenazante que esperaba.

Y esa amenaza se transformó en 2-0 al 42′. Moura llegó a fondo por derecha, enfrentó a Guardado y le hizo un amague que mandó al mexicano de largo, el brasileño ingresó al área, tocó atrás y apareció Pastore para de derecha disparar y hacer el segundo antes del descanso.

Para la segunda mitad Valverde modificó. Retiró a Jonas y Banega y mandó Haedo Valdéz y Canales. Ese solo cambio, con el paraguayo, le dio desde los primeros segundos más presencia en el área, sobre todo en cobros a balón parado.

Ancelotti esperó sólo 8 minutos para mover jugadores. Al 53′ sacó a Moura y metió a Chantôme. Cuidó el DT su lado derecho, que parecía ser la vía de acceso valenciana.

Lee también   Triunfo "brasileño" para el Inter

Sobre el 60′ hubo dos de peligro por cada lado. Primero Soldado tenía para recibir solo en el área pero la bajó mal y quedó atrás. En la siguiente jugada Zlatan entró por izquierda, disparó, Guaita dio rechace y Lavezzi no pudo reaccionar para mandar balón a gol.

Tres minutos después el Pocho volvió a recibir en el área, se quitó a su defensor pero definió muy despacio a las manos del arquero. Y al 65′, cuando PSG llegaba por todos lados, Zlatan y Lavezzi armaron una contra veloz y tras pared, al sueco le quedó larga la devolución y el enredado balón terminó en los guantes del Guaita. Al 71′ Ibra combinó corto con Chantôme en el área, éste devolvió y Zlatan definió sobre el portero; la jugada terminaría, tras rebote, en gol anulado por offside de Chantôme.

La respuesta ché fue al 75′, cuando Haedo recibió en el área, giró media vuelta y de zurda la puso en la red pero por fuera.

Andrés Guardado tuvo mucha actividad en la segunda parte. Explotó la banda izquierda y envió muchos centros, pero la mayoría altos y fáciles para Sirigu.

Y en el 90′ el partido cambió. El francés Rami anotó el descuento de cabeza, tras centro de Costa desde la derecha en balón parado. Y al minuto siguiente, en una jugada de ofensiva parisina, Zlatan peleó balón con Guardado, le enseñó los tachones, hizo contacto con el pie del mexicano, y el sueco vio la roja.

Así, de un 0-2 merecido, fácil y controlado, PSG se complicó al final, le recortaron ventaja, y no tendrá a su gran figura en la vuelta.

VALENCIA: Guaita; Ricardo Costa, Rami, Pereira, Guardado; Banega (Canales 46′), Tino Costa, Feghouli (Viera 83′), Parejo; Soldado, Jonas (Valdéz 46′).

PSG: Sirigu; Jallet, Alex, Maxwell, Sakho; Matuidi, Pastore (Armand 87′), Verrati, Moura (Chantôme 53′); Ibrahimovic, Lavezzi (Ménez 75′).