En duelo de volteretas, Valladolid pierde 2-3 ante Real Madrid con una gran actuación de Özil.

De los botines de Mesut Özil, Real Madrid rescató un partido que comenzó siendo una pesadilla para los merengues. El alemán fue la diferencia, marcó la pauta en un triunfo envuelto en desesperación, polémica y errores. Sus pinceladas de genialidad terminaron por apagar a un Valladolid que acarició por unos instantes la sorpresa.

Valladolid abrió el marcador por conducto de Manucho, quien al 7′ empujó el balón a las redes después de una mala marca merengue tras el cobro de un tiro de esquina. Sin embargo, Real Madrid empataría casi de inmediato gracias a una defensa rival despistada; Callejón robó con facilidad la pelota y prácticamente le puso el gol a Benzema. Pero Valladolid le daría vuelta a las cosas con una copia calca de su primer tanto; Manucho puso el 2-1 al 22′ luego de otra mala marca madridista en la ejecución de un córner.

Mientras que las jugadas a balón parado eran dolor de cabeza para la defensa merengue, el arquero Hernández lo fue para Cristiano Ronaldo atajándole todos sus disparos al portugués, que a su vez fue la estampa de la impotencia por no anotar. Hasta se ganó una amarilla de manera innecesaria.

Bajo esa tónica, y justo antes de irse al descanso, Özil bailó adversarios para combinarse con Benzema y empatar los cartones con la jugada más estética del encuentro. Para la segunda mitad, el alemán reafirmó que saltó a la cancha cubierto de magia y al 72′ se lució con un golazo de tiro libre para amarrar la victoria.

Lee también   Ancelotti volvería al Real Madrid

Siendo un equipo inexistente en la parte complementaria, Valladolid se concentró en querer apagar al Real Madrid con faltas. Por otra parte, y para no variar, el arbitraje hizo de las suyas en contra de los de Mourinho anulando un gol a Sergio Ramos por un fuera de lugar que no existió.

Detrás del sufrimiento merengue en su zona baja, de un festín de piernas aguerridas, de un Cristiano Ronaldo copado por contrarios y sin tino efectivo, apareció Özil para apagar el fuego y construir el triunfo.

VALLADOLID: Hernández; Sereno, Rukavina, Valiente, Balenziaga; Rubio, González, Ebert (Bueno 30′), Ramos; Pérez, Manucho (Guerra 77′).

REAL MADRID: Casillas; Ramos, Pepe, Nacho (Di María 46′), Arbeloa (Modric 62′); Alonso, Khedira, Callejón, Özil; Cristiano, Benzema (Varane 73′).