West Bromwichmalargó la sequía de cuatro partidos sin ganar del Chelsea al vencer por 2-1 y de paso de metió a zona de Champions.

A pesar de la importancia del encuentro y de tener ausencias destacadas como la de John Terry y Frank Lampard, Di Matteo sorprendió con un once sin Mata y sin Óscar, pero dando entrada a Romeu y Azpilicueta.

Los Albions, que habían ganado cinco encuentros de los seis disputados en su estadio, demostraron bien pronto por qué se encuentran en lo alto de la tabla y a los diez minutos de juego se adelantaron en el marcador.

Morrison se internó por la banda izquierda y lanzó al área pequeña donde el irlandés Shane Long, después de ganarle la espalda a David Luiz, remató a placer con la cabeza para conseguir su sexto gol en lo que va de temporada.

Chelsea mantenía el balón controlado pero no encontraba la manera de atravesar la ordenada defensa local, que sólo parecía sufrir cuando Moses intervenía en el juego.

No fue hasta pasada la media hora de juego que el Chelsea disparo entre los tres palos, con un tiro lejano de Daniel Sturridge que fue respondido inmediatamente con dos claras ocasiones de Long que a punto estuvieron de convertirse en el 2-0 para la escuadra local.

Estas acciones despertaron a los Blues, especialmente a Hazard que empezó a comandar el futbol de su equipo.

El Chelsea encontró en las bandas el sitio donde hacer daño a la sólida defensa de los Albions y marcar el empate a cinco minutos del descanso con un centro de Azpilicueta que Hazard remató de cabeza al fondo de la red.

Lee también   Para conciliar el sueño

Poco le duró la alegría al Chelsea que se encontró otra vez en desventaja al poco tiempo de reanudar el partido y, de nuevo, por culpa de un centro mal defendido por la defensa blue.

Long, uno de los jugadores revelación de esta temporada, se vistió esta vez de asistente y colocó un peligroso centro entre la defensa y el portero que Odemwingie culminó con un potente cabezazo.

Con el partido cuesta arriba, Di Matteo corrigió metió a Mata por un desaparecido Fernando Torres y Óscar por Romeu para agilizar la circulación del balón.

El español funiconó y sirvió en bandeja el gol del empate a Sturridge que, sin embargo, no supo resolver el uno contra uno ante el portero.

Sturridge nuevamente y Čech, que había subido a rematar un córner, pudieron igualar el encuentro que finalmente terminó en 2-1, alargando la mala racha del Chelsea una jornada más y haciendo estallar la euforia en el estadio del modesto West Bromwich que con esta victoria se instala en zona Champions.

WEST BROMWICH: Myhill; Olsson, Ridgewell, Tamaş, Jones; Morrison (Dorrans 70′), Mulumbu, Yacob, Gera (Brunt 70′); Odemwingie, Long (Rosenberg 80′).

CHELSEA: Čech; Cahill, Luiz, Azpilicueta, Bertrand; Mikel (Ramires 82′), Moses, Hazard, Romeu (Óscar 62′); Torres (Mata 62′), Sturridge.