Con un 2-0 en el Camp Nou, Barcelona finiquita las semifinales ante Valencia y ahora buscará la Copa del Rey ante Athletic de Bilbao.

Apenas había arrancado el partido y sólo existía un equipo en la cancha, Valencia. Pero el gusto les duró tan solo 15 minutos. Barcelona no había aparecido en ese lapso de tiempo, sin embargo en el primer balón que tuvo, el primer toque con pase de Messi, terminó en gol. Fábregas recibió el obsequio de la Pulga para abrir el marcador al minuto 16′.

A partir de ese momento, los culés dominaron el encuentro. Por su parte, Valencia se sintió golpeado en lo anímico y permitió el lucimiento del rival. De no ser por la gran actuación de Diego Alves, quien atajó goles cantados a Messi, Fábregas y Cuenca, el marcador estaría reflejándose con una goleada; el portero naranjero se vistió de héroe.

Pese al dominio, Valencia tuvo opciones para hacer daño a Pinto, sin embargo los nervios cobraron factura, por ejemplo en Aduriz, quien simplemente no se tuvo confianza para liquidar por lo menos dos que tuvo. En contraste, Barcelona no cesó en generar peligro y terminó por desquiciar a la defensa rival, tanto que Feghouli se fue expulsado al 76′. Con la superioridad numérica y futbolística, los culés no se desesperaron y Xavi ponía el 2-0 al 81′, marcador que reflejaba modestamente lo que ocurrió en el campo.

Barcelona ganó, está en la final y ahora buscará levantar la Copa del Rey ante Athletic de Bilbao. Valencia cayó, aguantó hasta dónde pudo y de algo pueden sentirse orgullosos: tienen un portero que ya quisieran muchos.

Lee también   El tatuaje de Messi