El Real Madrid volvió al liderato liguero con una victoria más sencilla de lo presupuestado. Casillas, CR7 y Di María lucieron por los merengues colorados.

En sólo 45 minutos la Liga volvió a ser la misma de hace quince días: una liderada por el Real Madrid. Y dentro de ese volver a ser, el Real Madrid justamente volvió al juego efectivo, práctico, rápido y contundente que lo tenía en la cima hasta antes del sábado pasado.

La goleada que da confianza y reposiciona en el liderato al Madrid se gestó en la primera mitad: Ángel Di María participó en tres de los primeros cuatro goles, con dos pases filtrados y precisos para los primeros dos goles -de Cristiano y Callejón- y el cuarto, obra suya, en el inicio del complemento.

Pero no todo fue tan fácil, hasta antes del 2-0 Sevilla presionó con todo la salida de balones en el mediocampo del Madrid y no empató el juego por, al menos, un par de buenas atajadas de Casillas, para disminuir el ánimo de los locales. Con su mejor esfuerzo siendo insuficiente, los sevillanos se desplomaron y la goleada se formó de a poco. El 0-3 visitante, de Cristiano Ronaldo, fue un golazo que colgó en el ángulo y casi mató las aspiraciones sevillistas. Una nueva expulsión de Pepe, por doble amarilla, levantaba un poco el ánimo en la grada del Sánchez Pizjuán.

El marcador de 0-3 al medio tiempo indicaba la superioridad total para los visitantes, lo que indicaba que la segunda mitad sería de menor calidad. Falso. Sevilla salió con la disposición de vender cara la derrota e intentó en la medida de lo posible conseguirlo. Aunque el 0-4, de Di María, mermó las fuerzas hispalenses, todavía fueron suficientes para marcar el 1-4 por conducto de Navas, al 69′.

Lee también   HOF 1-2 BAY | Bayern sufre, Van Gaal no

Ya con el partido resuelto y a cinco del final, Cristiano aprovechó un penal para firmar otro hat-trick y hasta Altintop se apuntó con un gol en la masacre; el 2-6 de Negredo en la compensación ya no hizo mayor diferencia.

Para el Madrid ya pasó lo peor, la Liga vuelve a ser el paseo al que se había acostumbrado y retoma la punta a base de goles y victorias contundentes. Todo estará bien hasta la visita a Camp Nou.