El Banco (Juan Carlos Osorio)

Actualmente el nuevo ‘deporte nacional’ más practicado parece ser ‘Pégale a Juan Carlos Osorio’, tanto algunos medios de comunicación como la afición han participado activamente en el mismo. Pero realmente ¿Osorio merece tanta animadversión?.

A título personal, el estratega cafetalero de la Selección Mexicana sí se ha equivocado, pero ha sido totalmente fiel  a su estilo y maneras, es el mismo Osorio de Atlético Nacional y de Sao Paulo, las tan mentadas rotaciones y  el hecho  de colocar a futbolistas en un perfil contrario al natural, son parte de su filosofía, son su esencia, el colombiano así entiende y concibe el fútbol.

Tampoco es que México y su Selección de fútbol tuvieran un estilo intocable y perpetuo previo a la llegada del Profe Osorio, en el banco del Tricolor se ha experimentado con muchas fórmulas de cuantiosos estilos y estrategias.

Juan Carlos Osorio se encuntra hoy en día y más que nunca, ubicado en un banco, y nada tiene que ver con términos financieros, sino al significado más común de la palabra, un objeto para tomar asiento que NO CUENTA CON RESPALDO (algunos de estos objetos sí lo tienen, no así el del estratega del Tricolor), así es, el actual timonel de la Selección Mexicano no está respaldado ni siquiera por quienes lo colocaron en el cargo, tampoco por sus jugadores ni mucho menos por los dirigentes de los clubes mexicanos.

No existió la menor intención por parte de los directivos, de apelar esa sanción de seis partidos impuesta por la FIFA tras sus reclamos a los árbitros en la Copa Confederaciones, tampoco hubo disposición de los clubes de la Liga MX, quienes no facilitaron a sus futbolistas para reforzar a un representativo nacional que aspira a seguir dominando el área y de parte de sus pupilos no ha existido compromiso en el campo, no lo hubo en Rusia y tampoco ha existido en tres partidos disputados en territorio norteamericano.

Lee también   Maradona coloca a Memo Ochoa entre los mejores arqueros del mundo

La realidad es que el Tricolor luce desangelado, pero no todo es culpa del entrenador, podemos ver futbolistas que no derrochan ni la mitad de las capacidades expuestas de manera vehemente en sus clubes; si bien la Copa Oro es un torneo que no funge como escaparate internacional, sí podría brindar la oportunidad de conseguir un puesto entre los 23 elementos que irán a la Copa del Mundo.

El técnico colombiano está haciendo lo que puede con lo que tiene, o como se dice comúnmente “es lo que hay”, si bien sus formas no están resultando como muchos esperamos en la Selección Mexicana, más allá de ser terquedad, es una manera de ser fiel con él mismo, aplica sus conocimientos a su manera, en servicio del representativo nacional, hace su parte del trabajo, pero en deporte de conjunto, no puede triunfar uno solo.

Sólo el tiempo y los resultados obtenidos nos dirán si cada uno de los involucrados asumió su parte de responsabilidad y lo más importante, sabremos cuánto tiempo más permanecerá Juan Carlos Osorio en el banco Tricolor, que hoy en día está más caliente que nunca.