el narrador que siempre tuvo razón

«El aleteo de las alas de una mariposa puede

provocar un Tsunami al otro lado del mundo»,

Proverbio chino

 El hombre gris con un micrófonoEra un hombre gris que tenía la suerte de caerle bien al dueño de la televisora más grande del país, su trabajo era cronista de futbol. Era lento, exagerado; su voz siempre engolada y en las transmisiones no atinaba a poner un buen sobrenombre a los jugadores: Si era defensa y era chileno terminaba diciéndole “El Condorito”; si de niño el jugador en cuestión por ser pobre vendía chicles, el apodo era “El Chicles”; si se llamaba José María seguro lo llamaba “El Morelos”, o si tenia abuelos argentinos le apodaba “EL Gaucho”. En sus crónicas nunca atinaba una predicción; si apostaba que ganaba un equipo, éste terminaba perdiendo por goleada. Si decía que iba a anotar un jugador, terminaba expulsado el susodicho. Ni cuando usaba dichos comprobados atinaba, si decía que “Técnico que debuta gana” el equipo que estrenaba entrenador no se presentaba y perdía por default, si decía que “el ultimo minuto tiene 60 segundos” el árbitro pitaba antes de que se cumplieran los noventa minutos de rigor…Pero era el cronista estrella de una televisora que podía hacerle creer a la gente lo que quisiera, si decía que su Súper Cronista era el mejor, la gente así lo aceptaba. Él por su parte se lo creía y siempre auto alababa sus pocos méritos con un aire de suficiencia digna del mejor del mundo.Un día, mientras narraba el partido de los de casa contra los de en frente, uso una de esas frases hechas que el mismo sabía que nunca jamás sucedería “A ese portero algún día le va a caer el travesaño, porque nunca sale de su arco” y se ensañaba cada vez que aquel portero fallaba “Balón por alto al área chica y el portero no sale, ¡el travesaño le va a caer!; “Sal a cortar el balón portero, sal de tu área como líbero! ¿Estas amarrado al poste o qué?»Eso sí, esa vez el portero en cuestión hizo una gran atajada al delantero estrella del equipo contrario, un delantero brasileño, camiseta numero diez, delgado y muy peligroso que hizo un remate de cabeza picado y el portero alcanzó a desviar a tiro de esquina revolviéndose a su derecha.-¡Paradón! –Gritó el narrador eufórico- con eso tienes asegurada la selección para unos tres años… ¡si antes no te descalabra el poste porque nomás no sales!El efecto mariposa de la teoría del caos.Una mariposa aleteo en China, el aire que el aleteo sopló provocó que el gusano cerca a ella se asustara y se moviera, haciendo que una hoja del árbol donde estaba se cayera, el perro sobre quien cayó la hoja ladró excitado e hizo que su amo se asustara y tropezara produciéndose en el tobillo un esguince; el chino amo del perro y de nombre impronunciable era empleado de una metalúrgica, la metalúrgica lo enviaba fuera de su país, pues tenia que viajar a México para fabricar un nuevo tipo de postes para portería y que serían las que en adelante usarían en el estadio donde el portero de la selección jugaba cada fin de semana. El chino con el tobillo lastimado no pudo viajar. Sus colegas mexicanos no sabían como fabricar el metal, y al esperar al chino que no llegó desesperaron, pero como el dueño del estadio al que debían de surtir los presionaba para la entrega de las porterías uno de ellos pensó “Hagamos los postes ¿Que puede salir mal? unamos un poste con otro poste y después un travesaño”, y así fue que se montaron las porterías; se llevaron al estadio y se colocaron, urgía pues el fin de semana jugaba el equipo de casa contra los de enfrente…El cronista que siempre tuvo razón.Y fue entonces que de repente hubo un tiro de esquina en el partido de los de casa contra los de enfrente, centro muy cerrado, aquel portero que nunca aprendió a salir a cortar centros se quedo “sembrado” en la línea de meta, en el forcejeo del área un atacante contrario terminó chocando con el poste derecho de manera violenta y de repente, debido al golp, el travesaño cayó, descalabrando y haciendo desmayar al portero atajador de brasileños flacos…El cronista que narraba odiosamente el partido se vio sorprendido; primero pensó en lamentarlo y decir algo políticamente correcto, titubeo un poco, se tomó la barbilla con los dedos, se sacudió el polvo de los hombros de su saco y dijo al micrófono mientras miraba por debajo del hombro a sus compañeros de transmisión “Lo ven siempre tengo razón ¡a ese portero tarde o temprano lo iba a matar el travesaño!”. http://credit-n.ru/zaymyi-next.htmlОформить и получить займ на карту мгновенно круглосуточно на любые нужды в день обращения. Взять мгновенный кредит онлайн на карту в банке без отказа через интернет круглосуточно.

Lee también   ¡Trigésima convocatoria!