Top 10: Cracks que brillaron mucho en sus clubes y poco en sus selecciones

¿Un gran futbolista debe necesariamente brillar en su selección para ser considerado grande? ¿Se puede ser inmortal sin haber hecho mayor cosa por la representación de la patria en la batalla global del fútbol?

Posiblemente sí. Pero muchos puristas exigen tener un alto nivel con sus países para dar acceso, según sus conceptos, al Olimpo a aquellos atletas que lo hicieron bien en su club  y en su patria.

Lo cierto es que hay una raza de futbolistas que son legendarios y que, por algún motivo, no les ha ido como hubiesen querido con su selección.

Escogimos diez casos emblemáticos de esta especie, que evidentemente son la comidilla de los eternos insatisfechos. Pero, son cracks al final del día. Y humanos.

10-Nicolás Anelka

El francés ha sido un auténtico trotamundos dejando huellas  en España, Italia, Inglaterra, Francia, Turquía e incluso China e India. En sus clubes contribuyó a conseguir diferentes títulos a base de goles, incluyendo una Champions con Real Madridl,  pero en su selección no fue tan importante como en los equipos, donde marcó 206 goles. Es cierto que tiene a sus espaldas una Eurocopa y una Copa Confederaciones con Francia, pero haciendo papeles muy discretos en ambos campeonatos. De hecho, entre ambos tiene un sol gol y en una Confederaciones ante la modesa Corea del Sur. Su expulsión en el Mundial de 2010 tras una discusión con su seleccionador empaña aún más su trayectoria en el combinado galo. 14 goles en 69 juegos es una cifra muy pobre comparado con lo que hizo el delantero con sus clubes.

9-Ruud Van Nistelrooy

Otro goleador al uso era el holandés que defendió camisetas como la del Manchester United o el Real Madrid, donde se alzó como uno de los grandes goleadores  de Europa que culminó su carrera en clubes con 350 goles. En todos sus equipos se ganó el puesto de referente en el ataque y demostró que lo merecía a base de goles. Con su selección no cosechó ningún éxito importante, un único gol en el Mundial de 2006 y seis entre las Eurocopas de 2004 y 2008 son su mayor logro como holandés. Fueron los únicos goles  en torneos oficiales de 35 que marcó con Holanda.

 

8-Álvaro Recoba

El extremo y atacante que marcó época en el Inter de Milan (Copa Italia, SuperCopa y Liga, todas multiplicadas por dos, más una Copa UEFA) tuvo una actuación realmente discreta con su selección. Apenas un gol en un Mundial y otro en dos Copas América en las que participó, sin ningún tipo de relevancia en la actuación de Uruguay.  Con Inter, se llevó 68 goles y una titularidad indiscutible.

7-Juninho Pernambucano

Uno de los mejores pateadores de tiro libre de la historia, que hizo estragos con el Olympique Lyon y era frecuente verlo en onces ideales de Europa  no tuvo tun buen paso por la ‘seleçao’. Pese a debutar en 1999, se quedó fuera en el Mundial de 2002 que ganó Brasil y aunque consiguió levantar la Confederaciones de 2005 y la Copa América en 1999, su participación fue poco más que anecdótica. Discretísima.

 

 

6-George Weah

El primer no europeo en ganar Balón de Oro (1995), ídolo del Milán y del Paris Saint Germain, lamentablemente le tocó nacer en un país poco futbolero, como Liberia. Prefirió quedarse ahí a pesar de una puerta abierta en EE.UU. (donde sí han jugado sus hijos, en las inferiores). Esta bestia ofensiva apenas marcó 13 goles en 53 partidos con su país. No pudo llevarla a un Mundial y en 20 años de internacional, apenas clasificó a dos Copas África, donde fue masacrado en primera ronda.  Weah fue la última gran esperanza de adecentar la selección de Liberia, pues puso mucho de su bolsillo para concentraciones y viajes.

Lee también   Hugo Sánchez: "Si mi país me necesita, lucharé por llegar a otro Mundial"

5-Lionel Messi

Por más que haga en “su” Barcelona, Lionel Messi tiene una barrera impuesta por la mayoría del mundo fútbol que le impide sentarse en la misma mesa que Pelé y Maradona: Ganar el Mundial. En Argentina, las comparaciones con el Diego son realmente crueles y hasta desmedidas. 138 partidos y 70 goles lo convierten en el máximo realizador histórico de la Albiceleste. Ha llegado a una final de Mundial con  su país y a un par de Copas América. Pero nada parece suficiente si no alza un trofeo.

4-George Best

Nunca jugó una Copa del Mundo de Fútbol ni una Eurocopa, ya que estuvo defendiendo los colores de su selección, la de Irlanda del Norte, que no conseguía clasificarse. Best, uno de los ídolos máximos del Manchester United, a  quien dedicó 181 goles, varias ligas y una Champions (1968), apenas marcó nueve goles en 37 juegos con una selección que no tenía ningún futuro ni que estaba a la altura de su talento. Esto no le impidió al extremo díscolo ganar un Balón de Oro (1968) ni que se ganara el apodo de “Quinto Beatle”.

3-Alfredo Di Stefano

El caso de la leyenda histórica e indiscutible del Real Madrid tiene dos aristas. En una época donde FIFA no regulaba las “nacionalidades futbolísticas” de los jugadores, tuvo unos brillantes seis partidos con la selección Argentina, con la que ganó en ese corto período la Copa América de 1947 y marcó igual número de goles. Pero al “pasarse” a la selección española, realmente su actuación pasó desapercibida, marcando intrascendentes siete goles en competiciones oficiales.

2-Hugo Sánchez

“El Pentapichichi”, para muchos el mejor jugador de la historia de México, dejó mucho que desear en la selección nacional.  El “Niño de Oro”, que hizo 208 goles para Real Madrid y 82 para el Atlético, dejando casi 500 goles en clubes, apenas marcó un gol en tres Mundiales disputados (1978, 1986 y 1994), y ese gol fue en el Mundial de México 86, en su casa, donde se supone debía dar lo mejor de sí.  Sus seguidores le defienden diciendo que Italia 90 era su Mundial “bueno” y que por culpa de los “cachirules” se perdió esa ocasión. En Concacaf marcó algunos tantos y en otro torneo de cierto nivel, Copa América 1993 de nuevo se quedó en un gol. Fueron 58 juegos y 29 goles, la mayoría, irrelevantes. Le salva un poco ganar la Copa  de Naciones de Concacaf 77, en la que marcó 4 goles. También fue medalla de oro en los Panamericanos del 75.

 

1-Kevin Keegan

Keegan, un ganador nato, en especial con Liverpool con el que coronó ligas, Copas UEFA y hasta una Champions, fue una verdadera decepción en una terrible selección inglesa. El primer jugador en ganar dos veces consecutivas el Balón de Oro (1978 y 1979) después de Johan Cruyff le tocó militar en la descafeinada selección inglesa que se quedó fuera de Eurocopas y Mundiales en los 70, en ese bache que cayó luego de ganar el Mundial del 66. Estuvo en la Euro de 1980 y en el Mundial España 82, en los que no marcó ni un gol.