TOP 7: Celebraciones de navidad en el fútbol

 

Estamos en navidad, una época que nace de un festejo de la cristiandad, pero que, con sus diversos matices, se ha vuelvo una celebración global. El planeta fútbol no escapa de ello y las tiernas fiestas decembrinas también tocan el balón.

En cada parte se vive de una forma distinta, pero hay celebraciones o sucesos que vale la pena resaltar. Hechos históricos o tradiciones que se han asentado. En fin, repasamos para ustedes un Top 7 de celebraciones navideñas en el fútbol que dan mucho de qué hablar.

 

7-Cenas de navidad  de la Serie A

Aunque no es una tradición pública, es costumbre en casi todo el mundo que los equipos tengan cena de navidad entre jugadores y personal técnico. A diferencia de Inglaterra, en la que incluso terminan en puñetazos, en Italia se ha vuelto costumbre en que esa cena de los jugadores sea una especie de competencia de quien está mejor vestido. Y el público se interesa mucho en ello. Obviamente, para la ocasión, aparecen los mejores diseñadores para mostrar sus mejores obras. Se ha visto en redes, a los de equipos como los de la Juventus, por ejemplo, presumir que sus jugadores van mejor a la cena que los del Inter.

6-Reyes y peluchada

En España, históricamente es más importante el Día de Reyes que la Navidad. Sin embargo, la globalización se impuso con las décadas y las pausas llegan en fechas de natividad. Pero, como la costumbre sigue en pie, cuando se reanuda la Liga el 6 de enero (día propiamente de Reyes) hay en los estadios las tradicionales cabalgatas de Fin de Año. E incluso, como el Betis, se han organizado “peluchadas”, algo que se ha vuelto común en estadios: la lluvia de peluches para donar a los niños más necesitados.

5-Gloria a Dios en las alturas

Es casi una tradición que el fútbol boliviano tenga descuadres en el calendario y termine la temporada justo el 24 de diciembre, incluso el 25. Aunque las autoridades tratan de evitar que sea una tradición por considerarlo “bochornoso”, se pierde un filón de marketing que sí han sabido aprovechar los aficionados. Este año, por los disturbios que sufrió el país, se jugará el 25 de diciembre e incluso, una fecha antes de año nuevo.

4-Navidad en casa del Unión

Este año será muy especial en el Stadion An der Altern Försterei, la casa del Unión Berlin, donde se celebrará la tradicional fiesta de Navidad, pero por primera vez en la historia, el equipo es un cuadro de primera. Esta tradición nació en 2003 y todos lo aficionados del Union, y no aficionados también, son invitados a plenar el estadio con velas, vasos, bebidas alcohólicas y un ambiente navideño formidable, para cantar villancicos y pasarla bien. Algunos equipos como Schalke 04 han repetido la iniciativa en algún año anterior. Suele hacerse el 23 de diciembre.

Lee también   38 cumpleaños de Rafael Márquez | Top 7 de sus mejores goles

 

3-Guerra de nieve en Escocia

En diciembre de 2017,  en un duelo de la segunda división de Escocia entre Saint Mirren y Dundee United, aficionados de ambos equipos vivieron un cómico momento al comenzar una guerra de bola de nieve en las gradas. Se hizo viral y tanto ellos, como otros equipos prometieron hacerse lo mismo al año siguiente, en 2018 y recién en 2019. ¿El nacimiento de una nueva tradición? Solo el tiempo lo dirá.

2-Boxing day

Es el día posterior a Navidad y es una tradición en el Reino Unido, donde el fútbol no para, ni el 25 de diciembre ni el 31 de enero. Nace en el siglo XIX con la Reina Victoria y es el nombre proviene de una época en que los ricos solían envolver regalos en cajas (boxing) para dar a los pobres. En esos días se nota un ambiente muy navideño en los estadios.

1-Tregua de navidad de 1914

Durante la Primera Guerra Mundial, alemanes e ingleses, dieron una lección de con un partido de fútbol en medio de lo que se llamó «tierra de nadie», un espacio entre las trincheras en Ypres, Bèlgica, donde lo más común por esos días era ver soldados caídos en medio del combate. Ahí apareció la pelota, en la noche del 24 de diciembre de 1914, cuando los alemanes decidieron cantar «Noche de paz» para proponer una tregua que sus «enemigos» británicos decidieron replicar dejando sus fusiles y tomando el balón que el soldado escocés al servicio del ejército británico, Tom Palmer, había sacado de su trinchera para jugar un partido de fútbol que los hermanó, por lo menos un rato. Cada año en esa localidad, se recuerda ese momento de paz.