FutbolSapiens: Ink versus linkUstedes, como yo, son usuarios de Internet. Correos electrónicos vienen y van, ventanas con cientos de sitios abren y cierran, adquirimos productos on-line, tuiteamos, nos damos una vuelta por Facebook, vemos videos y, si se puede, hasta aprendemos algo nuevo. ¿Pero por qué estamos aquí? La mayoría de las veces nos conectamos simplemente por que sí, por costumbre, porque hay que hacerlo, porque tengo una computadora a la mano. Después ya no nos planteamos si queremos entretenernos, informarnos, distraernos, aprender, informar, convivir o jugar. Total, nos dejamos llevar según el estado de ánimo, tiempo disponible o el pasajero interés respecto a cualquier cosa.

Jeff Jarvis, de 55 años, debe ser el crítico más salvaje de las grandes corporaciones mediáticas tradicionales, y uno de esos periodistas que aseguran que Internet significará, o de hecho ya lo hace, nuevos modelos de información, con todo el negocio que ello acarrea.

Su blog es leído por más de 100 mil personas todos los días, y más de 42 mil lo siguen por Twitter. Es profesor de Periodismo en la City University of New York, Consultor de medios y enemigo de los periodistas, que él llama, “obsoletos”.

En lo general, nos sugiere que quienes han laborado en los medios tradicionales, siguen observando a Internet como eso, un medio, y así es como esperan que éste actúe: producido, limpio y controlado. “Pero Internet no es un medio, es un sitio. Internet es sociedad, un espacio donde nos conectamos con los demás, con información, con acciones, con transacciones. Hay gente buena, mala, gente inteligente, gente estúpida. Internet es vida, la vida es desordenada, y así es Internet, desordenado. Los periodistas tradicionales ven una página como si fuera la de una revista, y no lo es, no tiene nada que ver. Siguen creyendo que el Internet debe operar como industria. No. El control de Internet lo tiene la gente, es de la gente. Ahí todos somos invitados, y si no añadimos valor, sobramos”, dijo recientemente en una entrevista.

Todo esto lo traigo a cuenta porque estamos iniciando, si no un sitio, sí una nueva etapa en FutbolSapiens, y como casi todo lo que nace en Ia red, ignoramos hacia dónde nos dirigimos, o mejor dicho, hacia dónde nos llevará este mundo de hiperabundante contenido virtual.

Lee también   El tweet navideño

A esta aventura le entramos periodistas con pasados comunes y con experiencias en todo tipo de medios, pero que a fin de cuentas le apuestan a Internet como un mundo ideal para hacer lo que nos gusta, casi (y ojo que acentúo el casi) sin pensar en una recompensa económica inmensa. Pero el periodismo debe continuar ¿o no?, y a los que nos apasiona esto, la sola idea de internarnos en peripecia semejante nos basta para tantear un cambio, aunque sea mínimo, en la conducta tradicional impuesta tradicionalmente por los medios tradicionales (digo, para que quede clara mi idea).

El periodismo, y esta idea ya es mía, cayó en la arrogancia de los grandes medios, quienes decidían quiénes escribían o hablaban, y qué se publicaba. Ahora no necesitamos permiso de nadie, porque el que ahora nos lee puede escribir lo suyo en un espacio similar. Hoy un sitio de media docena de personas puede tener más lectores que algunos diarios con 700 reporteros en nómina. Es decir, hay algo en esto que las grandes compañías aún no logran descifrar, y aunque seguramente nosotros tampoco lo haremos, está claro que esta liberalización regresa al periodismo a su principal fundamento: será leído el que mejor comunique. Nuestra pretensión es que aquí encuentren algo de lo mucho que seguimos buscando.

Ink versus link (tinta frente a la economía del enlace) es la premisa de Jarvis, que no es otra cosa sino adecuar el nuevo modelo al enlace de usuarios y a la creación de redes de lectores para darle una cotización extra a los contenidos: “Determinado sitio incluye x temas, y éstos se enlazan con x número de personas”. Me declaro a favor de ese postulado, y por eso, quiero invitarlos a sumarse, participar y acompañarnos en esta andanza bautizada como FutbolSapiens.

Insisto, no sabemos hasta dónde llegaremos, pero les aseguro que nos la vamos a pasar muy bien averiguándolo. En una de esas, hasta nos tropezamos con la razón por la cual estamos conectados en este momento…