Dicen que vienen de un lugar ficticio llamado Villamelón, que en la antigua España se les empezó a decir melones o los tontos, pero que eso sí de todo tema querían opinar. Entonces se decía «No le hagas caso, este viene de Villamelón».

Se dice que en los toros empezó a utilizarse este término para referirse a aquel que a pesar de no saber nada de la fiesta brava, coreaban a todo pulmón  el «OLE» en el más mínimo movimiento de la faena. Los villamelones rápidamente aparecieron en todos los deportes, artes y demás disciplinas.

En el futbol es el que asiste poco al estadio, siempre y cuando le regalen un boleto claro está, se compra la playera del equipo que tiene más posibilidades de ganar y seguramente si pierde se la quita para comprarse la del equipo vencedor para regresar a su casa y decir «ganamos». Ser villamelón es todo un estilo de vida, le encanta molestar a los verdaderos conocedores, es capaz de inventar datos con tal de hacer notar que él sabe mucho más que todos.

Por ello hoy en FutbolSapiens te traemos el Decálogo del aficionado villamelón para que se lo compartas a ese ‘gran conocedor’, seguro tienes un amigo que cumple con por lo menos uno de los puntos aquí mencionados o todos.

Decálogo del aficionado villamelón
Decálogo del aficionado villamelón

 

 

Lee también   El Tigre Ibérico