Un día como hoy pero de 1981 en Florida, murió Bob Marley, el máximo ídolo musical del Caribe. 

Bob Marley fue un gran aficionado al fútbol

 

«Live if you want to live. That’s what I have to give» (Vivir si quieres vivir. Eso es todo lo que tengo para dar) – Positive Vibration, Bob Marley. 

Eso fue Bob Marley a lo largo de su vida, vibra positiva, la cual sigue transmitiendo a través de su inmortal música.

Robert Nesta Marley Booker es uno de los músicos más influyentes de todo el siglo XX, gracias a él conocemos el Reggae, uno de los géneros musicales más reconocidos a nivel mundial y que surgiera en los años sesentas.

En su nombre hay una pequeña señal de lo que sería su otra gran pasión. Alessandro Nesta, gran defensa italiano y campeón del mundo debe estar muy orgulloso que un histórico de la música haya llevado su nombre. El jamaiquino era hincha del fútbol y decían que jugaba muy bien, le encantaba dominar la de gajos.

El hombre de las rastas dominando a la de gajos

 

Con sus rastas infaltables, gorro de colores y hierba para el alma. Bob Marley era hincha del Boy’s Twon FC de la liga de su país. El club que nació en Kingston, ha ganado 3 títulos de liga y participó en la CONCACAF Liga de Campeones en 1985.

Bob Marley declaró alguna vez que a su país le gustaba el fútbol debido a los grandes genios que ha tenido Brasil en el deporte más famoso del mundo. El revolucionario de la música alguna vez jugó con un campeón mundial, Paulo César, quien había conseguido el título en México 70′ al lado de PeléCésar le regalaría al mítico jamaiquino el jersey de «O Rei» su gran ídolo. Un jersey de Rey brasileño a Rey jamaiquino.

Marley que ganaba por goleada dentro de la música, haría una revolución de la misma a lo largo de 30 años de carrera y de grabar 16 discos en vida, aunado a eso, se lo otorgaron múltiples reconocimientos y premios a nivel mundial. Bob era el crack del reggae y el inicio de un verdadero «reggae boy». 

Bob Marley llegó a ser el Rey

 

Muchos llegaron a preguntarse sobre el cantante: ¿qué adoraba más, el fútbol o la música?. Y es que de joven solía matar el tiempo cantando o persiguiendo a la caprichosa, como el ex jugador argentino Quique Wolff define al balón necio que hace de las suyas en el rectángulo verde.

Jamaica estaba en el mapa, el raggea sonaba a lo largo y ancho del mundo y Bob Marley se encontraba en la cima de su carrera fumándose un cigarrillo como ignorando el éxito. 

Lee también   FutRock. Temporada 1. Capítulo 6: Canciones que adoptó el futbol

Un día de esos en la vida de la estrella, Bob realizaba conciertos por toda Europa. En 1977 se encontraba en Inglaterra mostrando su calidad como crack musical. Como era costumbre y dado la afición de Marley por el balompié, el también compositor realizó una «cascarita» entre su equipo de trabajo y periodistas que cubrían su carrera. Aquél día, sería el inicio de una batalla mortal en la cual Bob Marley jamás se defendió.

Sería su otro más grande amor el que marcaría la vida del cantante hasta el día de su muerte. Durante el partido, el originario de Nine Mile, Jamaica, se llevaría un fuerte pisotón por parte de un periodista inglés que escribía la revista  «Rock and Folk». El primer dedo de su pie derecho quedó completamente destrozado, ante tal situación sería llevado al hospital y detectarían un melanoma maligno que tendría consecuencias mortales más adelantes. 

Le explicaron que tenían que amputarle la extremidad, la respuesta del Rey del reggae fue negativa, Bob Marley se negó por completo como seguramente lo hubiera hecho si alguien se atreviese a quitarle su inseparables rastas. El orgulloso cantante hizo caso omiso a las indicaciones y siguió con su carrera. 

Tres años más tarde en 1980, era el músico que más atraía, el compositor de «Is this love» se presentaba por vez primera en la ciudad de Nueva York y lo haría en un histórico lugar, el Madison Square Garden, era el todopoderoso Marley.

El jamaiquino disfrutaba del balón

 

Luego de la exitosa presentación, Bob Marley saldría a Central Park a hacer un poco de ejercicio. Repentinamente el sol de aquella mañana vería como el mítico jamaiquino que revolucionara la música con su guitarra, se desplomaba en el suelo sin reacción alguna. 

Fue llevado a la clínica y los doctores detectaron a un huésped maldito en el organismo de Bob. Aquél pisotón sufrido en Inglaterra desató el cáncer y éste había avanzado de forma mortal. Un año después en Mayo de 1981 se confirmaría la muerte del creador del reggae. 

Bob Marley se iría junto a dos de sus inseparables amigos, su guitarra Gibson Les Pauls y una pelota de fútbol. El mundo vería partir a uno de los músicos más importantes del siglo pasado y al hincha jamaiquino que murió por su amor al fútbol. 

 

Bob Marley jugando fútbol.