Naces, creces, descubres el rock, lo mezclas con futbol y tu existencia se vuelve muy amena. Obviamente la sinergia perfecta entre rock y futbol siempre va a estar en las islas británicas y éstas líneas no van a ser la excepción ya que la historia comienza en Londres. Hay bandas de rock que llegaron para enamorarnos a través de los decibeles, pero hay otras que merecen nuestra devoción total; así como hay equipos que nacieron para tal vez nunca llenar sus vitrinas de trofeos pero si para ser complemento en la vida de todo un pueblo, y es que en el Este de Londres la clase trabajadora nunca tendría tiempo para estar quitando el polvo a aquellos posibles trofeos. En el Este de Londres la vida es trabajo duro, visitar el pub y arrojar burbujas en Upton Park.

 

Steve Harris nunca ha ocultado su pasión hacia The Hammers.

 

El instrumento de las cuatro cuerdas que es la cereza en el pastel del sonido en el Heavy Metal tiene a su mejor exponente en un tipo “melenudo”, agresivo en el escenario que se ha convertido en toda una leyenda en la historia del rock. Nadie toca el bajo como Steve Harris y nadie hasta ahora es un digno heredero de las glorias de Geezer Butler o John Paul Jones, creadores junto con sus bandas del Heavy Metal y el Hard Rock respectivamente. Stephen Percy Harris un muchacho desgarbado miembro de una familia londinense de la clase trabajadora de la Inglaterra de la pos-guerra nació para jugar futbol. Cuando era un adolescente uno de sus amores era el balompié y vaya que era bueno, tanto que a los 14 años fue seleccionado para integrar las categorías inferiores de The Irons, el alma mater de algunos ídolos ingleses como Bobby Moore, Geoff Hurst, Frank Lampard y Rio Ferdinand. The Academy, como también se le nombra al West Ham United no convenció de todo al rebelde Harris y por no seguir la disciplina que el deporte requiere decidió buscar su destino en otra parte, siempre con la playera Hammer bajo el brazo. A partir de aquí perdimos a un buen futbolista del West Ham pero nacería la leyenda de La Dama de Hierro del rock. Influenciado por bandas como UFO, Rush, YES, Queen, Grand Funk Railroad y The Who comenzó a tocar la guitarra acústica aprendiendo de forma autodidacta. Steve quería ser baterista pero como una batería no cabía en su modesta casa se decidió al final por comprar una copia de un bajo Fender Telecaster y de ahí comenzó la magia.

 

En el bajo que usa en todos sus conciertos lleva el escudo del West Ham United.

 

El sonido de Jethro Tull y Génesis (sus bandas favoritas) que marcaba su estilo pronto fue evolucionando en algo mas profundo hasta que en 1975 y después de experimentar sonidos con Gypsy’s Kiss nació oficialmente Iron Maiden, la banda estandarte del New Wave of British Heavy Metal que sigue vigente hasta nuestros días siendo un referente de generaciones ¿Cuántas personas comenzaron a seguir religiosamente el Heavy Metal y el rock en general gracias a Iron Maiden? No se sabe, pero el autor de éstas líneas es una de ellas. En la década de los 80, Steve Harris era (y es) el absoluto líder la banda, él creó la tipografía del grupo, se le ocurrió crear una “mascota” que lanzara humo de la boca en sus presentaciones en los pubs teniendo a Eddie the Head como el hijo pródigo de la Doncella de Hierro. Suficientemente culto para crear letras profundas basadas en Alejandro Magno, Ícaro, la mitología egipcia, odas a las batallas donde participó el ejército inglés además de invocar a Edgar Allan Poe, Samuel Taylor y William Golding; suficientemente sabio para mantenerse alejado de las drogas, del punk (que era lo mainstream de esa época) refiriéndose a sus seguidores como “Niños que se creen malos pero que solo son drogadictos estúpidos” y suficientemente ecuánime para despedir de la banda a Paul Di’Anno debido a sus excesos, haciendo que Bruce Dickinson aportara su estilo y talento desde el The Number of the Beast dejando que colaborara en la creación de himnos como “Children of the Damned” y “Run to the Hills”.

 

Lee también   Amy

 

Mientras Steve Harris y su banda triunfaban al mismo tiempo que eran acusados por los puritanos de satánicos, Upton Park seguía llenándose de burbujas y la Inter City Firm se afianzaba a golpes como el grupo mas violento en la “época dorada” del hooliganismo inglés. Famosa es la contraportada del Somewhere in Time donde en un letrero electrónico de un Londres futurista se anuncia que The Hammers han vencido a Arsenal por un escandaloso 7 a 3 y cabe resaltar que en cada disco la sección de agradecimientos finaliza con Up the Irons! Al equipo de las burbujas solo les alcanzó para alzar una FA Cup y el campeonato de la Segunda División inglesa en los 80 teniendo altibajos desde entonces pero manteniendo intacta su esencia.  Así como West Ham United siempre ha sido un equipo de claroscuros, Iron Maiden era lo contrario y mantenía una dirección firme en cuanto a su sonido y estilo, hasta que Bruce Dickinson decide dejar la banda en 1993 y La Dama de Hierro lanza dos piezas diferentes: The X Factor con un estilo mas oscuro sin canciones que enganchan desde el principio  y ad hoc con la voz grave de Blaze Bayley, el nuevo vocalista y Virtual XI con un sonido clásico pero arriesgado incluyendo sintetizadores y un homenaje al futbol por parte de Steve Harris. Ambos discos tuvieron opiniones encontradas entre fanáticos y críticos donde al final convergieron en que se extrañaba la voz de Bruce siendo la gota que derramó el vaso el concierto de Buenos Aires en 1998 donde el registro vocal de Bayley no alcanzó para entonar las canciones clásicas de la banda. Blaze Bayley en vivo sonaba muy mal y al final fue despedido para que Bruce regresara. Se puede hacer un análisis completo de cada uno de los discos de la banda debido a la profundidad de los temas, así como se podría analizar porque el West Ham United es un club emblemático del futbol inglés a pesar de que no es un ganador por excelencia. Iron Maiden es una banda clave en la escena del Heavy Metal  donde Eddie  escupe emoción en cada acorde y The Hammers tienen la esencia de ese equipo que pertenece a una comunidad en especial y que por nada del mundo dejarán que el granate y el azul celeste se deslaven de su corazón y de su mente a pesar de que pronto se mudarán del legendario Upton Park sede de tantos recuerdos para llenar de pompas de jabón a Stratford, donde se encuentra del estadio Olímpico de Londres para la campaña 2016-2017.

Arte del sexto disco de Iron Maiden: Somewhere in Time

Steve Harris y su Dama de Hierro siempre de la mano con las aventuras y desventuras del West Ham United en la Premier League o Championship nos hacen recordar que el amor hacia un equipo de futbol no es para nada proporcional a los triunfos de éste y sobre todo en Inglaterra, donde comunidades enteras son marcadas por el escudo de un equipo de futbol jurando fidelidad hasta la eternidad sin importar otra cosa. Porque cuando naces, creces, escoges a un equipo de futbol que seguirás por siempre y escuchas rock… el cielo puede esperar.