Lee también   El "Potro" no pone pretextos