Lee también   ¿Ni el beneficio de la duda?