Hay momentos en el fútbol que son lo más top del deporte. Ganar a tu mayor rival, salvarte del descenso en la última jornada o ganar en los minutos finales del partido. Lo último mencionado le pasó al Charlton en su visita al Accrington pero, en las celebraciones por el triunfo, la locura de los fanáticos terminó causando estragos en la plantilla del equipo.

Debido a que, en el juego entre el Accrington y el Charlton, Karlan Ahearne-Grant, desde los once pasos anotó el único tanto del encuentro para darle la victoria al Charlton; en la celebración los jugadores fueron a festejar en el banderín junto con sus fanáticos.

Sin embargo, varios hinchas del Charlton saltaron los operativos de seguridad entrando al campo para celebrar el gol del triunfo con sus ídolos pero, con la mala fortuna, que uno de los que ingresaron resbaló y golpeó en los testículos de Krystian Bielik.

Bielik, minutos después, y con una fuerte incomodidad por el golpe, se paró y siguió los últimos del triunfo de su equipo; que, además de dejarlos en el cuarto puesto de la clasificación, también, permitió tener una divertida anécdota.

Lee también   Guardiola rompe su pantalón #Vine