El portero mexicano fue figura de su equipo al atajar un penal que hubiese significado el empate del Genk.

El Standard de Lieja tenía una dura parada ante el Genk que, al iniciar la jornada estaba por encima del equipo del mexicano Memo Ochoa, en la tabla de posiciones.

A pesar del duro partido que se leía en la previa, en el minuto 15 del primer tiemp, Paul Pokú puso en ventaja al Standard.

Esta ventaja perduró hasta la segunda parte, cuando llegó un momento que fue clave en el juego. El juez del compromiso señaló un penal, sobre el minuto 60, a favor del Genk.

Al cobro fue el volante Siebre Schrijvers. Pateó esqunado al palo izquierdo de Ocho, que estiró todo sus 185 centímetros para ahogar el grito de gol.

El penal fue un bálsamo anímico para el Standard que logró liquidar el partido en el minuto 81 por medio de Uche Agbo.

Con el triunfo, el equipo del portero de la Selección Mexicana llega a 23 puntos, ubicándose en la sexta casilla.

Lee también   Así luce Dulce María, la bella ex novia de Memo Ochoa, a sus casi 30 años