En un compromiso amistoso del Chapecoense, Jackson Follman celebró un gol por primera vez desde que ocurrió el accidente en Colombia en noviembre de 2016. Ahora, otro sobreviviente de ese episodio pudo festejar un tanto.

Alan Ruschel, otro de los pocos que pudo salir de ese accidente, también tuvo su bautismo de gol luego de ello.

Por un amistoso contra el Tubarao, Ruschel tuvo un emotivo momento al marcar un gol entrando al área. Seguidamente, salió a gritarlo hacia una banda y levantó sus brazos al cielo, dedicándolo a sus compañeros caídos.

Ruschel, que ya ha jugado varios partidos luego del accidente e incluso tuvo minutos ante el Barcelona en el Camp Nou, disfrutó por primera vez de lo que es marcar un gol.

Lee también   Kiessling falla el penal y Atlético a cuartos #Vine